Andrés Acosta
Andrés Acosta

Nacido en las Islas Canarias en 1987, Andrés Acosta creció rodeado de mujeres habilidosas en la costura y en los tradicionales bordados en seda de la isla de La Palma. Desde pequeño recibe la influencia del talento creativo de sus padres y vive en un ambiente que le permite desarrollar su sensibilidad en las bellas artes, especialmente en la pintura y en la música, dos grandes pasiones que ya imprimen en su visión valores como la armonía, el equilibrio o la disciplina.

En las revistas de su madre muy pronto descubre una ventana abierta por la que se asoma predestinado al mundo de la moda y la belleza. Es entonces cuando empieza a dibujar sus primeros figurines y a crear originales piezas de bisutería para sus familiares y amigas. El diseño, el estilismo o la comunicación de moda son el camino hacia un nuevo escenario que desde la distancia contempla fascinado y que comienza a dar sentido a su verdadera vocación.

A los 17 años se traslada a Madrid donde comienza sus estudios de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Complutense. Al finalizar esta etapa se acerca al mundo editorial de la mano de Condé Nast España, grupo en el que trabaja durante 6 años como estilista y director de moda de la revista Condé Nast Traveler.

Con el mundo a sus pies gracias a su trabajo, a su lista de ciudades visitadas se suman rápidamente nuevos destinos en los que siempre encuentra un aprendizaje y una fuente inagotable de inspiración. En su maleta, las creaciones de sus ídolos viajan con él alrededor del mundo para vestir a muchas de las top model o actrices que de niño veía en las revistas de moda su madre. Algunas de ellas son hoy sus musas y amigas.

Son sus viajes a París los que le acercan al mágico universo de la Alta Costura. Las exquisitas creaciones de casas como Elsa Schiaparelli, Christian Dior o Jean Paul Gaultier son la llave que abre las puertas a una sensibilidad diferente hacia el arte del vestir. Una fuerza que le empuja a adentrarse en un mundo al que siente que pertenece y a dar un salto definitivo que dé significado a su sueño.

En noviembre de 2016 presenta “La Presencia Divina”, su primera colección de vestidos de noche y novia creados íntegramente en España. Once vestidos únicos que resultan del diálogo entre el creador y su musa. Una historia de amor en la que el lujo se rinde ante el espíritu de cada mujer y en armonía con su cuerpo y con su alma revela toda su esencia al entrar en contacto con su piel.

El año 2017 comienza con repercusiones en cabeceras como VOGUE, Vanity Fair, Elle, Glamour, Woman Madame Figaro, YoDona o “T” New York Times Style Magazine que en sus páginas recogen en entrevistas y editoriales de moda el trabajo del diseñador y sus creaciones.

La conexión estelar entre la Divina Presencia y el cielo que inspira al diseñador se afianza con una exposición en el marco del “X Aniversario de la Declaración Starlight” celebrada en la isla canaria de La Palma en la que se ubica el Observatorio Astrofísico Roque de los Muchachos, uno de los más importantes del mundo.

Estrellas como Petra Nemcova, Tulin Sahin, Paris Hilton, Clara Alonso, Marta Ortiz han sido algunas de las musas que han brillado con sus creaciones llenándolas con su Divina Presencia en diferentes eventos internacionales.

Metanoia es el nombre que bautiza la segunda colección del diseñador. Es una colección que se tiñe íntegramente de diferentes tonalidades de violeta, su color fetiche. Un viaje introspectivo que representa la ruptura de todo aquello que impide el despliegue de las alas al ser. Cuerpo y alma en equilibrio. Una mirada frente a frente en el espejo. El reconocimiento del ser.